TEMA 8.- Dictadura de Primo de Rivera (1923-1930).

TEMA 8: DICTADURA DE PRIMO DE RIVERA (1923 – 1930)

1. INTRODUCCIÓN

El 13 de septiembre de 1923 el general Miguel Primo de Rivera dio un golpe de estado con el que puso punto y final al decrépito sistema de la Restauración, iniciándose un período de dictadura militar que se extendió hasta 1931.

El sistema político de la Restauración, en el que los partidos dinásticos se iban turnando en el poder de manera pacífica y pactada, se mantuvo operativo hasta el establecimiento de la dictadura. Sin embargo, en los últimos años de funcionamiento el sistema mostraba claros signos de desgaste, y a medida que se acentuaba la crisis institucional aumentaba el ruido de sables.

La caída de la dictadura terminó arrastrando al rey, Alfonso XIII, debido a la actitud permisiva que mantuvo ante el establecimiento y el desarrollo del régimen, lo cual lo lastró en gran medida, y a su incapacidad, debido a múltiples factores, para liderar un proceso de transición política que posibilitara el regreso a un sistema constitucional.

EL CONTEXTO CULTURAL DE ESPAÑA:

INSTITUCIÓN LIBRE DE ENSEÑANZA (ver vídeo y realiza un breve resumen e inclúyelo en la introducción)

¿Quién era Francisco Giner de los Ríos?: (realiza un breve resúmen del vídeo y menciona quién era y por qué es importante):

2. EL CONTEXTO INTERNACIONAL Y NACIONAL

2.1. La situación internacional: la I Guerra Mundial y la Revolución Bolchevique

La postura neutral que mantuvo España durante La Gran Guerra (1914-1918) se derivó en gran medida del hecho de no haber participado en los sistemas de alianzas internacionales que se habían venido estableciendo durante los años precedentes entre las principales potencias europeas.

La no participación en la guerra propició una cierta expansión de la economía española, ya que el conflicto redujo la capacidad productiva de los países beligerantes, y España, por su cercanía geográfica, se convirtió en un importante suministrador de productos industriales y agrarios. Sin embargo, el aumento de la demanda de productos españoles, aunque estimuló el crecimiento de la producción, provocó una subida paralela de los precios. Por lo tanto, aunque el aumento de la demanda benefició por un lado a la industria catalana y vasca y a la minería asturiana fundamentalmente, por otro lado acentuó la situación de pobreza de las clases populares.

Durante la Gran Guerra estalló, en 1917, la Revolución bolchevique en Rusia. Era la primera vez que un partido obrero conseguía hacerse con el poder e iniciaba la construcción de un estado de los trabajadores. La burguesía europea, atemorizada ante una eventual emulación de la revolución proletaria, exigió a los gobiernos un endurecimiento de la represión contra los partidos obreros, produciéndose un aumento considerable de la conflictividad social en durante estos años.

2.2. Los partidos políticos de oposición

Los principales partidos de la oposición en los años previos al establecimiento de la dictadura de Primo de Rivera fueron los siguientes:

Partido Republicano Radical de Lerroux. Conoció un importante retroceso electoral durante esta época, debido a la pérdida de apoyo por parte del sector obrero, que comenzó a respaldar a partidos obreristas. Esto impulsó a este partido hacia posiciones cada vez más conservadoras.

Partido Reformista de Melquíades Álvarez. Se trataba de un partido republicano, laico y anti-caciquil, que aspiraba a reformar el corrupto sistema político español. Durante esta época fue separándose cada vez más de los posicionamientos políticos socialistas, acercándose a los liberales.

Partido Socialista. Conoció un fuerte incremento de su filiación y fuerza electoral. El estallido de la revolución rusa provocó un conflicto interno dentro del partido que desembocó en la escisión de un sector partidario de apoyar la revolución bolchevique rusa e ingresar en la III Internacional, la Komintern, organización fundada por Lenin y Partido Comunista Ruso en 1919 con el objetivo de extender la revolución por el mundo y terminar con el sistema capitalista. Este grupo fundó en 1920 el Partido Comunista Español (PCE)

2.3. La lucha sindical

Durante esta época los sindicatos obreros conocieron un fortísimo crecimiento, especialmente la CNT (Confederación nacional de Trabajadores), que pasó de 15.000 afiliados en 1915 a 700.000 en 1919. En Andalucía, la situación de miseria en la que vivía el campesinado y las aspiraciones de cambio social que alimentaba el triunfo de la revolución soviética impulsaron numerosas revueltas protagonizadas por los anarquistas en las que se quemaron cosechas, se ocuparon tierras y se repartieron propiedades. El historiador Díaz del Moral acuñó la afortunada denominación “Trienio Bolchevique” para referirse a esta explosiva situación prerrevolucionaria que vivió Andalucía entre 1918 y 1921. La gravedad de los acontecimientos llevó al gobierno a declarar la situación de guerra, prohibir las asociaciones obreras y detener a los principales líderes sindicales.

En Barcelona, la conflictividad social también se acentuó. Los enfrentamientos entre la patronal y los sindicatos se radicalizaron a partir de 1919. Los representantes de los empresarios crearon la Federación Patronal para luchar contra las fuerzas obreras. Recurrieron a la contratación de pistoleros a sueldo para asesinar a los principales líderes sindicalistas. Por otro lado hubo sectores anarquistas que optaron por la violencia y los atentados como estrategia de lucha. Entre estos destaca el grupo de los Solidarios, donde encontramos militantes como Juan García Oliver, Buenaventura Durruti y Francisco Ascaso. Los dos últimos murieron años más tarde, en 1936, luchando contra los sublevados en la Guerra Civil Española. La patronal contó además con el apoyo del gobierno para ejercer la represión sindicalista. Todo esto ha hecho que esta época sea conocida como la época del pistolerismo. Durante estos años hubo más de 800 atentados en los que murieron conocidos empresarios y políticos, así como los principales líderes de los movimientos obreros. Es de destacar el asesinato perpetrado por anarcosindicalistas del presidente del gobierno, Eduardo Dato, en 1921. Uno de los episodios más violentos se inició a raíz de la huelga comenzada en Barcelona en febrero de 1919 por los trabajadores de la empresa de energía eléctrica la Canadiense, que se prolongó durante cuarenta y ocho días, provocando la paralización del 70% de la industria catalana.

2.4. El problema de Marruecos

El gobierno español emprendió en Marruecos una agresiva política militar, tras la pérdida de las últimas colonias ultramarinas en 1898, para afianzar el control sobre la zona. Estas acciones fueron impulsadas por algunos grupos empresariales españoles con grandes intereses económicos allí. Sin embargo, la guerra de Marruecos generó un fuerte movimiento de repulsa entre los sectores más humildes, de donde salían los efectivos humanos llamados a defender la colonia norteafricana. La zona occidental, de Ceuta y Tetuán, no fue difícil de controlar, sin embargo la zona oriental ofreció una feroz resistencia al dominio español. Los enfrentamientos entre el ejército español y los rifeños fueron numerosos, aunque cabe destacar el ataque por sorpresa protagonizado por estos últimos al puesto español de Annual, en el que murieron unos 13.000 soldados españoles. El ejército español envió pronto nuevas tropas que consiguieron recuperar rápida y fácilmente las posiciones perdidas, sin embargo el Desastre de Annual provocó una fuerte desestabilización política.

El gobierno se vio forzado a dimitir, formándose un nuevo gobierno de concentración presidido por Antonio Maura en el que había representación de todas las fuerzas políticas. El Congreso encargó a una comisión la investigación del desastre de Annual. Ésta elaboró un informe, conocido como el Expediente Picasso, que provocó fuertes debates parlamentarios y contó con el rechazo rotundo del ejército, ya que dicho informe responsabilizaba del desastre a los principales mandos militares e incluso a Alfonso XIII, promotor de la ofensiva norteafricana. Socialistas y republicanos exigieron en el parlamento que tanto los mandos militares como el rey asumieran sus responsabilidades.

2.5. El golpe de Estado

Varios días antes de la fecha prevista para discutir en Cortes el expediente Picasso, el general Miguel Primo de Rivera dio un golpe de estado, la noche del 12 al 13 de septiembre de 1923.

Primo de Rivera exigió la disolución inmediata del gobierno y la entrega del poder a los militares. Alfonso XIII decidió acceder a dichas peticiones, encomendando la formación de un nuevo gobierno integrado únicamente por militares.

Primo de Rivera justificó el golpe de estado aduciendo que el régimen constitucional estaba bloqueado y que existía un gran riesgo de revolución social y se presentó como el remedio necesario para impulsar una regeneración del país.

Anunció su pretensión de terminar con el caciquismo y la corrupción política, la indisciplina social y las amenazas a la unidad nacional. Sin embargo hay que tener en cuenta que por otro lado con el golpe de estado Primo de Rivera evitaba la democratización del sistema político promovido por el último gobierno de concentración dirigido por García Prieto. Atendiendo a esto, su acción puede ser interpretada más como un intento de frenar las reformas que como la pretensión de regenerar el sistema moribundo de la restauración.

3. LA DICTADURA (1923-1931)

3.1. La evolución política: el directorio militar y el directorio civil.

El Directorio Militar (1923-1925)
En esta primera fase Primo de Rivera constituyó un gobierno de carácter interino integrado exclusivamente por militares con el que pretendía hacer frente y resolver los graves problemas que amenazaban a España. Las principales medidas adoptadas por este gobierno fueron muy duras:

La Constitución de 1876 fue suspendida.

Las Cámaras legislativas (Congreso y Senado) disueltas.

Los partidos políticos y los sindicatos fueron prohibidos.

Las autoridades civiles locales fueron cesadas. Con ello pretendía acabar con la élite oligárquica y el caciquismo.

Miguel Primo de Rivera creó en 1924 un nuevo partido gubernamental, la Unión Patriótica, con el objetivo de prestar apoyo social a la dictadura. Se trató de un partido en el que se quería integrar a toda la sociedad y con el que se pretendía sustituir a todos los partidos políticos tradicionales, a los que consideraba corruptos. Sus principales afiliados procedían de la antigua oligarquía caciquil, el carlismo, la oligarquía agrícola y el catolicismo. Aunque Primo de Rivera anunció como uno de los objetivos principales del régimen terminar con la oligarquía y el caciquismo, muchos de los integrantes de estos grupos se incorporaron a la Unión Patriótica, reciclándose políticamente, lo cual les permitió mantenerse ligados al poder.

Este partido le sirvió al régimen para hacer propaganda de la dictadura y de la ideología derechista y católica que defendía. Las líneas ideológicas principales de la Unión Patriótica fueron:

Rechazo de la democracia liberal y del sistema parlamentarista.

Nacionalismo centralista anti-regionalista.

Defensa a ultranza de la religión católica.

El lema adoptado por la Unión Patriótica fue patria, religión y monarquía, adaptación del lema carlista dios, patria y rey. De entre los afiliados al partido salían los cargos para los ayuntamientos, las diputaciones y los gobiernos civiles.

El Directorio Civil (1925-1930)A partir de 1925 Primo de Rivera trató de iniciar una nueva fase política que condujese a la institucionalización del régimen. Para ello trató de crear una Asamblea legislativa, una nueva constitución y un partido político único, la Unión Patriótica.

En 1927 convocó una Asamblea Nacional consultiva en 1927, similar al Gran consejo Fascista italiano creado por Mussolini, formada por miembros de la Unión Patriótica que fueron elegidos mediante sufragio restringido. A esta Asamblea se le encomendó la tarea de redactar una nueva constitución. Sin embargo, el proyecto no llegó a conseguir el consenso suficiente y nunca llegaría a entrar en vigor.

Durante esta fase Miguel Primo de Rivera asumió personalmente el mando de las operaciones militares en Marruecos con la intención de liquidar el conflicto en el norte de África. A partir de 1925 España colaboró militarmente con Francia. Fruto de esta colaboración se planeó y se llevó a cabo un desembarco en Alhucemas ese mismo año que condujo a la victoria definitiva sobre los rebeldes rifeños. La guerra de Marruecos había llegado a su fin y la victoria dio a Primo de Rivera una enorme popularidad.

3.2. La política económica

Durante los años veinte la dictadura se benefició de una coyuntura económica internacional muy favorable. El estado puso en marcha una política económica de carácter paternalista, de revolución desde arriba, que condujo a la puesta en marcha de ambiciosos proyectos de obras públicas, como la construcción de pantanos, ferrocarriles y carreteras. Esta política, aunque benefició en gran medida a algunas regiones, provocó sin embargo un fuerte déficit presupuestario y el endeudamiento del estado.

3.3. La política social

Para evitar los conflictos sociales se creó la Organización Corporativa Nacional, organizada en profesiones, con comités integrados por el mismo número de patronos y obreros. Reglamentaban los salarios y las condiciones laborales y actuaban como árbitros en caso de conflicto. La UGT prestó su apoyo a estos comités, mientras la CNT fue prohibida.

Asimismo se puso en marcha una importante política de construcción de casas baratas para mejorar las condiciones de vida de las clases más humildes.

3.4. La oposición a la Dictadura

Pasados los primeros años de dictadura, la oposición se organizó e intensificó en torno a los siguientes grupos:

Los republicanos, que se organizaron en torno a la Alianza Republicana.

Los anarquistas, integrados en la CNT, se dividieron: por una parte estaban los que defendían el diálogo y por otra los que eran partidarios de la insurrección popular violenta. Estos últimos fundaron en 1927 la Federación Anarquista Ibérica (FAI).

Los comunistas.

Algunos sectores del ejército.

La práctica totalidad de los intelectuales, entre los que destacan figuras como Unamuno, Ortega y Gasset, Blasco Ibáñez y Menéndez Pidal.

Los socialistas: el PSOE rechazó el régimen en 1929 y se declaró a favor de la República.

3.5. La caída del dictador y de la monarquía

El régimen fue perdiendo todos sus apoyos. Alfonso XIII, temeroso de que la caída de la dictadura le afectase negativamente, ya que él había sido su principal valedor, decidió retirar su apoyo a Primo de Rivera, el cual dimitió en enero de 1930.

El rey nombró jefe de Gobierno al general Berenguer con la intención de que éste organizase la vuelta al régimen constitucional.

El cambio se fue desarrollando de una manera demasiado lenta. La prensa calificó al nuevo gobierno como la Dictablanda. Al mismo tiempo los republicanos, catalanistas de izquierda y el PSOE firmaban el Pacto de San Sebastián (agosto de 1930), a través del cual acordaron constituir un Comité Revolucionario encabezado por Alcalá Zamora que se encargaría de contactar con los militares republicanos y con los representantes de los obreros para organizar un levantamiento armado que hiciera caer el régimen.

Sin embargo los planes de los conspiradores organizados en torno al Pacto de San Sebastián se vieron frustrados como consecuencia del levantamiento militar de Jaca del 12 de diciembre de 1930 a favor de la república protagonizado por los capitanes Fermín Galán y García Hernández. Esta sublevación fue rápidamente controlada por el gobierno, siendo sus promotores fusilados, lo cual contribuyó a avivar los sentimientos republicanistas entre la opinión pública. Después fueron detenidos la mayor parte de los integrantes del comité revolucionario. A pesar de los intentos del gobierno por aplastar el movimiento republicanista, éste continuó creciendo.

La difícil situación política llevó a Berenguer a dimitir. En febrero de 1931 el almirante Aznar estableció un nuevo gobierno, prometiendo elecciones y la formación de Cortes constituyentes. El 12 de abril de 1931 se celebraron elecciones municipales. En principio no se esperaba ningún cambio radical, se convocaron con la intención de hacer un sondeo previo a las elecciones legislativas. Sin embargo fueron entendidas por la mayoría de los españoles como un plebiscito a favor o en contra de una monarquía excesivamente identificada con la dictadura. La interpretación de los resultados ha sido objeto de controversia historiográfica, ya que aunque el cómputo global de los votos parecía ser favorable a la monarquía, en los distritos electorales urbanos, menos influenciados los sistemas clientelares caciquiles, el voto republicano consiguió una clara mayoría. Esto forzó la abdicación de Alfonso XIII pocas horas después y el 14 de abril de 1931 fue proclamada la Segunda República Española.

3.6. La Dictadura primorriverista en Andalucía

Parece que en Andalucía la caída del sistema de la Restauración y las promesas expuestas por el andaluz Primo de Rivera en su manifiesto del 13 de septiembre de 1923 fueron muy bien acogidas por la mayoría. Si bien es cierto que desde un principio el obrerismo de corte anarquista organizado en torno a la CNT mostró un claro rechazo al nuevo régimen, que iría en aumento a medida que avanzaba su mandato.

El directorio militar, impulsado por unos afanes regeneracionistas y anticaciquiles, emprendió una labor de depuración de la administración, aunque su intensidad varió dependiendo de los distintos gobernadores responsables. Los ayuntamientos y diputaciones fueron disueltos y sustituidos por otros de nombramiento gubernativo. Asimismo se enviaron a los municipios a unos comisionados con la intención de investigar las prácticas políticas locales de los años precedentes, lo que provocó algunos suicidios y algunas huidas a América.

El caciquismo no fue erradicado en Andalucía. Hubo zonas donde las redes clientelares variaron nominalmente, y otras donde no se produjo el más mínimo cambio. Es más, los viejos caciques pasaron a formar parte de las nuevas organizaciones regeneracionistas impulsadas por Primo de Rivera, como el Somatén o la Unión Patriótica.

Durante la dictadura fueron numerosas las obras públicas emprendidas en la región andaluza, más que en el resto del país:

Se mejoraron las instalaciones portuarias.

Se construyeron pantanos y se aumentaron las zonas de riego del bajo Guadalquivir.

Se construyeron o reacondicionaron carreteras, escuelas y líneas de ferrocarril. Se planteó el ambicioso proyecto de completar el tendido ferroviario transversal, pero no llegó a realizarse.

Se mejoraron las dotaciones higiénico-sanitarias, etc.

En casi todas las ciudades y pueblos andaluces se acometieron importantes obras que, por otra parte, provocaron el endeudamiento de las haciendas municipales.

La política económica emprendida logró reactivar algunos sectores, como por ejemplo el de las construcciones navales en Cádiz o el de la producción de mármol en Almería. Asimismo en 1927 se constituyó la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, que no llegó a tener una repercusión importante debido a la caída del régimen. El mayor símbolo de la gestión primorriverista en Andalucía lo constituye la Exposición Iberoamericana de 1929 de Sevilla, con la se cerró la dictadura.

http://apunteshistoriasegundobachillerato.blogspot.com.es/2011/01/tema-7-la-dictadura-de-primo-de-rivera.html

———————————————————————————————–

Documental:

http://www.youtube.com/watch?v=1sybEJR0uHI&list=PL670F851E41FEB7F1

————————————-

DOCUMENTOS

Documento 1:

Imagen y texto de Primo de Rivera al frente del directorio militar. (entregados en clase el 6 de marzo)

Documento 2:

Clasifica, analiza y  comenta los  textos e imágenes de la pagina 243 de vuestro libro.(lo diré en clase el próximo día 7 de marzo).

Documento 3:

EL ERROR DE BERENGUER

No se dice que el error sea de Berenguer, sino más bien al contrario: que Berenguer es un errar. Son otros, pues, los que lo han cometido y comenten (…). Desde Sagunto, la Monarquía no ha hecho más que especular sobre los vicios españoles, y su política ha consistido en aprovecharlos para su exclusiva comodidad (…). Al cabo de diez meses, la opinión pública está menos resuelta que nunca a olvidar la “gran viltá” que fue la dictadura. El régimen sigue solitario, acordonado, como leproso lazareto. No hay hombre hábil que quiera acercarse a él.

La normalidad que constituía la unidad civil de los españoles se ha quebrado. No existe el Estado español. ¡Españoles: reconstituid vuestro Estado! Pero no se ha hecho esto, que era lo congruente con la desastrosa situación, sino todo lo contrario, quiere una veza más “salir del paso”. (…) Busca alguien que realize la política del “aquí no ha pasado nada”. Encuentra a un general amnistiado. Éste es el “error Berenguer”, del que la Historia hablará. y como es irremediable un error, somos nosotros, y no el régimen mismo: nosotros, gente de la calle, de tres al cuarto y nada revolucionarios, quienes tenemos que decir a nuestros conciudadanos: ¡Españoles, vuestro estado no existe! ¡Reconstruirlo! ¡Delenda est Monarquía!

José Ortega y Gasset, primera plana de El Sol del 15 de noviembre de 1930

(lo daré en clase tambien el próximo día 7). Aquí teneis el comentario HECHO, aunque debeis resumirlo mucho mas para el examen.

Naturaleza: es un manifiesto político escrito en un periódico, se trata de un texto periodístico de carácter político. La prensa escrita es una fuente histórica de primera importancia.

Coordenadas espacio-temporales: fue escrito el 15 de noviembre de 1930, o sea, tras la caída de la Dictadura de Primo de Rivera y durante el gobierno del general Dámaso Berengeuer, en el periódico madrileño “El Sol”, de tirada nacional.

Autor: José Ortega y Gasset (Madrid, 1983-1955) es un clásico representnte del mundo intelectual y cultural español de su tiempo, por ser hijo y nieto de periodistas al igual que él mismo.

Destinatario: todo el pueblo español.

ANÁLISIS

Términos, conceptos y otros aspectos:

- Desde Sagunto

. Es una referencia al golpe de Estado militar dado por el general Arsenio Martínez Campos en la Plana de Sagunto, con el fin de proclamar a Alfonso XII rey de España. La intención era la de subrayar el origen golpista, de la Monarquía de la Restauración de la que era heredero Alfonso XIII.

- Error de Berenguer. Para Ortega, el nombramiento del general Berenguer por parte del rey alfonso XIII fue claramente un error y así lo denominó expresivamente para dar título al presente artículo.

- Dámaso Berenguer

(Cuba 1873-Madrid 1913). fue ascendido a general en 1909 por su meritoria actuación en la guerra de Marruecos. Creó el cuerpo de Regulares integrado por tropas indígenas bajo el mando de oficiales españoles. Llegó a ser Alto Comisario del Protectorado y, en 1920, obtuvo un gran triunfo al ocupar la ciudad de Xauen, por lo que recibió el título de conde de Xauen. Sin embargo, por sus responsabilidades en el “desastre de Annual”, fue retirado del servicio activo hasta que, amnistiado en 1924 por Primo de Rivera, fue nombrado jefe de la Casa Militar del Rey. En 1930, tras la dimisión de Primo de rivera, se hizo cargo de la jefatura de Gobierno en unas circunstancias muy difíciles para la Monarquía.

- Al cabo de diez meses

. Se refiere al tiempo transcurrido desde el nombramiento del general Berenguer como Jefe de bobierno en enero de 1930 hasta la fecha de publicación del artículo.

- “Gran viltá”.

Expresión que viene a significar la gran vileza que supuso la implantación de la dictadura con el consentimiento del rey.

- Delenda est Monarquía. Frase latina que significa la “Monarquía debe ser destruida”. Parafrasea la conocida frase Delenda est Cartago , pronunciada por los romanos en la última guerra púnica. ( no es necesario decir todo claro, pero si se sabe qué significa en latín, pues mejor).

- El Sol

. Periódico madrileño, salió a la calle el 1 de diciembre de 1917, no era un periódico de  mayorías,( no hablaba de toros ni daba el número premiado de la lotería), sino que sus lectores eran los intelectuales y empresarios. Se inscribía en la corriente liberal y moderna de la burguesía, cuyo ideólogo más representativo era José ortega y Gasset. Sin duda, uno de los mejores periódicos españoles y que contribuyó a la llegada de la Segunda República.

ORDENACIÓN DE LAS IDEAS

Se distinguen dos grandes párrrafos. En el primero, el autor destaca las siguientes ideas:

- el error es el propio general Berenguer.

- Trata de desprestigiar a la monarquía de la Restauración y, por otro, al propio rey alfonso XIII, cuando destaca su origen espurio, golpista, y califica la dictadura primotriverista como una gran vileza.

En el segundo     párrafo, se continúa el esfuerzo por desprestigiar al general Berenguer, subrayando la ineficacia de su gobierno y su dcondición de “general amnistiado”, por su implicaión en el desastre de Annual. finalmente, se señala la idea principal: rota la “unidadcivil” y producida una quiebra en la sociedad, no existe el Estado , por lo que, para restituirlo, anuncia su objetiov final: Delenda est Monarquía.

COMENTARIO

El filósofo José Ortega y Gasset, el intelectual más prestigioso del panorama cultural de la España del período de Entreguerras, entendió que el nombramiento dle general Dámaso Berenguer por el rey Alfonso XIII, tras la caída de la dictadura de Miguel Primo de Rivera, había sido un “error”, no sólo por su desprentigio personal, había sido retirado del servicio militar activo por estar implicado en el desastre de annual en 1921 y amnistiado en 1924.

La monarquía había quedado muy debilitada tras el respaldo prestado por el rey a Primo de Rivera y la acusación de haber violado la constitución de 1876, especialmente cuando disolvió las Cortes y no convocó nuevas elecciones. A todo ello, se añade el siguiente panorama: el desprestigio de los viejos partidos dinásticos; el abandono de algunos monárquicos como Sannchez Guerrra y Niceto Alcalá Zamora; la incapacidad de elaborar una nuevo constitución y establecer un nuevo turnismo en el que entrara el partido socialista, como ocurrió en Gran Bretaña con los laboristas terminada la Primera Guerra Mundial, muy al  contrario, se chocó con la hostilidad manifiesta de éstos, de los republicanos y de gran parte de los intelectuales; la agudización del problema catalán y la mayor efervescencia del movimiento obrero.

En una posición política delicada, Dñamaso Berenguer no pudo más que formar un gobierno de conservadores. Pero le faltaron apoyos y le sobraaron problemas. en su gobierno el rey intervino directamente en su formación, pero estaba demasiado solo, inseguro y cometió el error de renovar las prácticas ccaciquiles, gobernar por decreto y dilatar la convocatoria de elecciones a Cortes. Por estas razones, su gobierno fue denominado peyorativa e injustamente como una “dictablanda” y, mal político. Se vió obligado a dimitir en febrero de 1931. Le sucedería como jefe de gobierno el almirante Juan Bautista Aznar, último de los primero sministros de Alfonso XIII, al ser proclamada la República unos meses después.

 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s